1. Home
  2. Tendencia
  3. Cómo hacer tu propia huerta de hierbas aromáticas.

Cómo hacer tu propia huerta de hierbas aromáticas.


Animate a armar una huerta aromática en tu patio o balcón.

 

No hay nada más rico que un plato de comida bien condimentada. Y qué mejor si esos condimentos fueron cosechados en el momento, directo de su origen: tu casa.

Aunque parezca difícil o trabajoso, tener una huerta dentro de tu hogar termina generando momentos de relax en tu rutina (y hasta se vuelve una terapia para algunos), ya que te conecta con la tierra, el aire libre ¡y con la comida!

Además, permite darle una vuelta distinta a tus platos, agregándoles frescura y sabor gracias a los frutos de tu huerta.

¿Te convencimos? Seguí los tips Electrolux y prepará tu propia huerta de hierbas aromáticas.

 

Primero lo primero: el lugar.

 

Al pensar en el armado de la huerta la primera pregunta que aparece en nuestra mente es: ¿dónde la ubicamos?

Para poder plantar tus hierbas sólo precisás algo de ingenio: no necesitás mucho espacio.

Si no contás con un espacio verde dentro de tu casa, ¡crealo! Podés empezar sembrando en pequeñas macetas o frasquitos.

Para encontrar el lugar adecuado para tu huerta tenés que tener en cuenta:

 

  • La luz. La mayoría de las plantas aromáticas necesitan mucha luz solar para poder crecer; así que el espacio elegido tiene que ser bien luminoso.
  • La cantidad y el tamaño de cada planta. Cada planta necesita tener su propia maceta para crecer sana. Hacé una lista con las hierbas que te gustaría plantar y calculá el espacio que demandarán.

Una clara ventaja de hacer plantaciones de hierbas aromáticas es que es posible hacer cultivo en interior. Sí, vas a poder plantar dentro de tu casa (siempre que hayas elegido el lugar correcto, siguiendo las recomendaciones ya mencionadas).

Armá tu huerta interior creando jardines verticales o con macetas colgantes. De esta forma, vas a aprovechar al máximo el espacio.

 

Una vez que tenemos el espacio, empieza la selección.

 

Ya contamos con el lugar y sabemos cuántas plantas van a estar dentro de ese espacio. Sólo nos queda elegir cuáles.

Te ofrecemos distintas alternativas para decidir qué plantar:

 

  • Confiá en tus gustos. Si sos habitué de los condimentos, te conviene pensar en tus platos preferidos que incluyan hierbas aromáticas. Las más comunes son: tomillo, orégano, romero, albahaca y perejil.
  • Seguí el calendario estacional. Sí, existen fechas estimadas que te ayudan a saber cuándo es preferible plantar una hierba en lugar de otra.
    Te compartimos el nuestro:

 

CALENDARIO DE PLANTACIÓN

  • Priorizá los beneficios de las hierbas. ¿Sabías que existen plantas medicinales? Algunos condimentos que usamos en nuestro día a día o escuchamos regularmente tienen este tipo de particularidades.
    Por ejemplo, la albahaca favorece la digestión, la menta y el tomillo sirven para los resfríos, la melisa y la lavanda tiene propiedades sedantes y tranquilizantes, entre otros.

 

Otra cosa que debés tener presente son los recipientes donde ubicarás tus plantas.

Existen muchísimas opciones y distintos materiales a tu disposición. Elegí el que mejor se adapte a vos y a tu espacio (tiene que entrar todo y no resultar una molestia).
Tené en cuenta que cada planta va a necesitar una maceta con capacidad de 1 litro para crecer sanamente.

 

¡Lo importante es que diseñes la huerta a tu manera!

 

¡Empieza el juego! Agarrá tus utensilios y ¡a trasplantar!

 

Seguí nuestra lista para saber qué elementos necesitás para terminar de crear tu huerta aromática:

 

  • Pala o un objeto similar. Si la maceta es pequeña y no necesita tanta tierra, no hace falta que compres una pala de jardinería: ¡podés hacerlo con una cuchara!
  • Tierra fértil. Súper importante a la hora de cuidar nuestras plantitas.

 

  • Semillas o plantines. En ambos casos leé las instrucciones o consultá en el vivero la mejor manera de hacer el plantado o sembrado.

 

Una vez que tengas tus utensillos basta con ponerse manos a la obra.

 

¡Ya tenés tu huerta de hierbas aromáticas! Seguí nuestros tips y aprendé cómo cuidarla.

 

Si bien este tipo de plantas se caracteriza por no solicitar tantos cuidados, te damos una mano para que sepas cómo mantenerlas siempre lindas.

 

Tené cuidado con las plagas y los insectos.

 

Al tener tu huerta al aire libre contás con esa desventaja: tus hierbas están expuestas a insectos y plagas que ponen en riesgo su salud.

Para enfrentarlas, te recomendamos hacer policultivos, combinando las plantas más propensas a infectarse con las que repelen a la plaga o insecto en cuestión.

Haciendo policultivos tenés doble beneficio: cuidar a tu huerta y dividir tus hierbas según su función. Te mostramos nuestras combinaciones preferidas:

  • Rincón thai: Citronella, menta, jengibre y albahaca limón.
  • Rincón italiano: Albahaca y orégano.
  • Rincón mexicano: Cilantro y perejil.
  • Rincón mediterráneo: Romero, tomillo y salvia.

 

Cosechá lo justo y necesario.

 

Una vez que crezcan tus hierbas, podés mantener un consumo regular de sus frutos, ya que eso promueve su crecimiento. Pero es importante que tengas cuidado con este tema, cosechando menos de un tercio del volumen de la planta por vez y haciendo podas regularmente.

Además, te recomendamos que cortes las hojas que se encuentran más arriba y en los extremos de las ramitas, ya que, de esta manera, permitís que la planta siga creciendo.

Otro tip Electrolux a tener en cuenta es el drenaje de tus plantas, ya que el exceso de agua en las raíces es una cosa seria para la mayoría de aromáticas.

Asegurate de comprar macetas que tengas agujeros en su base (o hacelos vos mismo). De esta forma, tus hierbas van a tener un buen desarrollo de sus raíces y crecerán mucho más fuertes.

 

Ya sabés que tener una huerta de hierbas aromáticas definitivamente es una buena idea.

¡Tené condimentos frescos y siempre a mano con nuestros tips!

 

Animate a armarla y disfrutá de su doble beneficio: la combinación perfecta entre jardinería y gastronomía.

Post Img Post Img Post Img Post Img

Notas

Relacionadas

Comentarios

Compartir