1. Home
  2. Food
  3. Las supersticiones y la comida

Las supersticiones y la comida


¿Quién no escuchó hablar de los rituales de fin de año? ¿O de las historias de sobremesa en las que los alimentos eran protagonistas de buenos augurios si pasaba tal o cual cosa?

Las pioneras en estas historias son, por lo general, las abuelas. Casi siempre tienen algo para contarnos y estas historias o costumbres suelen tener muchos más años de los que pensamos.

Una de las primeras supersticiones es la de las doce uvas en año nuevo. Cada uva representa un mes distinto, las uvas dulces representan los buenos meses y las agrias todo lo contrario.

¿A qué hora se hace esto? A las 12, con los primeros 12 segundos del año entrante. Entre otras costumbres, están las que usan ropa interior rosa o roja para recibir el año. ¿Qué abuela no ha regalado ropa interior rosa días antes de navidad? ¡TODAS!

Otra superstición es la sal, se dice que la sal no se deja caer. En la antigüedad la sal era muy valorada por dos motivos: primero porque era un bien de cambio con el cual se podían obtener otros bienes con un simple trueque, y segundo porque era el que se encargaba de mantener a los alimentos en buen estado frente a la inexistencia de refrigeradores y heladeras. Entonces se dice que la sal debe de cuidarse bien y no ser desperdiciada.

¿Qué pasa si se te cae la sal? Simple, tomás un poco más de sal y con la mano derecha la tiras a través de tus hombros para atrás. Eso en teoría contraresta el desperdicio anterior.

El ajo es otro aliado de las supersticiones. El famoso collar de ajos contra los vampiros (típico haber visto esto en alguna película) o contra el mal de ojo (todos alguna vez hemos pedido que nos curen a distancia este malestar).

Se dice que, si el ojeado mira el aceite en un plato y este empieza a hacer burbujas de aire, está súper cargado y por eso se siente así.

Otro alimento que se dice que es próspero es el pan y todos sus derivados. Los famosos ñoquis del 29 a los cuales debemos ponerle un billete debajo del plato vienen también de la antigüedad, cuando un monje hambriento pasaba por la casa de una familia muy humilde y estos lo invitaron con un plato de ñoquis. Al irse, les prometió prosperidad eterna y al cabo de unas horas encontraron debajo de cada plato monedas de oro.

El famoso “chin chin” o brindis también tiene su origen. Es signo de confianza chocar las copas. En la antigüedad, los reyes ante el temor de ser envenenados las chocaban, de modo que el líquido pasase de una a la otra a modo de mucha confianza.

Otros más comunes y que vemos más a menudo: el arroz que se les tira a los novios -> el trigo y los cereales representan fertilidad; el laurel en el plato -> algunos dicen que te casas, otros que te toca lavar y también que vas a viajar. Hay miles y miles de historias dando vueltas alrededor de la mesa y los alimentos. No sabemos si son verdad o no, pero que alimentaban la ilusión y fe de muchos… ¡Seguro!

Desde Electrolux te recomendamos hacer grandes mesas y reuniones para seguir hablando de estas historias. Nuestra amplia gama de electrodomésticos te van a permitir llevar a cabo todas las preparaciones que sean necesarias para invitar a un batallón de personas y seguir creando historias.

Post Img Post Img Post Img

Notas

Relacionadas

Comentarios

Compartir