1. Home
  2. Food
  3. Cómo hacer un auténtico maridaje con cerveza.

Cómo hacer un auténtico maridaje con cerveza.


El arte del maridaje: la combinación perfecta entre comida y cerveza.

Rubias, rojas, negras, frutales, dulces, amargas, pesadas, livianas, con mucha o poca graduación alcohólica. Nos encanta la cerveza en todos sus tipos y tamaños. Y mucho más nos gusta todo el ritual que la acompaña: el verano, los amigos y una buena  picada. El ambiente perfecto para compartir buenos momentos.

Pero de vez en cuando está bueno experimentar algo nuevo. Te proponemos una nueva forma de disfrutar una comida con cerveza, tanto si sos un auténtico cervecero o recién ingresás a este mundo. Seguí leyendo y dejate llevar por este maridaje de Electrolux.

Conocé todos los secretos del maridaje con cerveza.

Seguramente escuchaste la palabra maridaje ligada a los vinos o quesos. Pero si es la primera vez que leés sobre este tema, te contamos que maridar significa hacer que dos cosas diferentes se correspondan o se adapten entre sí. En simples palabras, el maridaje se trata de encontrar el acompañante perfecto para cada tipo de cerveza, la armonía entre los sabores y aromas de la comida y la bebida.

Carnes, ensaladas, pizza y hasta postres. Todos y cada uno tienen una cerveza especial para realzar sus sabores.

Existen muchos tipos de cerveza con distintas particularidades que dependen de las alteraciones en los procedimientos de elaboración. Por eso, a la hora de pensar en el acompañamiento debemos tener en cuenta que los sabores de la cerveza no deberán sobresalir de los de la comida, y viceversa, formando un equilibrio entre aromas y colores.

¿Te animás a armar tus propias combinaciones? Te aseguramos que no te vas a arrepentir.

En búsqueda de la cerveza ideal.

Café, canela, tabaco, chocolate, humo, frutos secos o naturales. Estos y muchos otros aromas y sabores pueden surgir de una pinta.

Antes de empezar, tenés que saber que la cerveza ofrece una gran gama de estilos, marcados por su fermentación. Esto te permite experimentar los sabores de esta bebida con la comida que elijas, dándole variedad a tu maridaje.

  • Baja fermentación: se caracterizan por ser frescas, suaves y cremosas, de color amarillo. Las cervezas de este estilo son conocidas como Lager. Su temperatura ideal oscila entre los 2°C y los 8°C y su nivel de alcohol ronda entre el 3,5% y el 5%. En este grupo se encuentran la Pilsen, Bock, Helles, Sormutnt, Marzen, Oktoberfest, Golden y Hefeweizen (de trigo).
  • Alta fermentación: se llaman Ale y su temperatura ideal está entre los 8°C y los 17°C. Tienen un aroma intenso, amargor alto, color oscuro (va del dorado al negro opaco) y su nivel de alcohol es superior a los 5%. Cervezas como la Honey, la Amber Ale, la IPA (India Pale Ale) o Stout pertenecen a este grupo.
  • Fermentación espontánea: podés buscarlas como Tiene un carácter ácido, provocado por la levadura que la compone, de tipo silvestre. Un grupo difícil de encontrar. Su origen es belga y se caracteriza por sus notas frutales.

Como dijimos anteriormente, todos los tipos de cerveza encajan a la perfección con alguna preparación. Pero hay que tener en cuenta que el éxito del maridaje depende de algunos factores.

Si bien maridar es combinar, también es acompañan y potenciar. La esencia de cada alimento debe existir y convivir con el otro sin alterarlo, logrando un equilibrio. Esa es la clave para que tu maridaje con cerveza se convierta en un éxito.

A partir de ese punto, las posibilidades son infinitas. Te mostramos cuáles son nuestras preferidas.

Cena con amigos: asado, pizza y picadas.

Lager, la que nunca falla.

Si vas a hacer una reunión en tu casa, asegurate de tener una Lager en tu heladera. Se puede decir que este tipo de cerveza combina con casi todas las comidas: carne (en especial, asado), pizza, fritos, embutidos y mucho más. Esto se debe a que esta cerveza es liviana, ligeramente dulce y delicada, lo que hace que las comidas se complementen fácilmente con su sabor.

IPA, una Ale bien amarga.

Cuando buscás una opción mucho más interesante para sumar a la picada, la IPA entra en juego. Sin duda, es la cerveza perfecta para platos especiados y picantes. Las alitas de pollo con salsa barbacoa y coleslaw (ensalada de repollo), pescados ahumados y pollo a la parrilla se fusionan a la perfección con esta Ale de característico amargor.

Pale Ale, la british del equipo.

Lo primero que llama la atención es tono bronce con tendencia al rojo ambarino. Esta cerveza británica no puede faltar en llegado el momento de aplaudir al asador. Su sabor a lúpulo con toques de nuez le permite acompañar carnes rojas y pescados ahumados o a la parrilla provocando que todos pidan otra ronda.

Pilsener, la rubia clásica.

Esta cerveza de origen checo funciona a la perfección con platos frescos. Con su cuerpo dorado, suavidad y sabor a lúpulo marida con ensaladas, picadas con quesos, pescado fresco, carne o pollo a la parrilla. Su amargor leve le permite hacer un buen maridaje con una gran variedad de preparaciones, convirtiéndola en un ítem más en la lista de compras. 

Amber Ale, la inconfundible.

Su marcado sabor y aroma a caramelo y color rojizo destacan a la Amber esté donde esté. Al tomarla podemos notar la armonía entre el amargor del lúpulo y el dulzor de la malta, encontrando algunos elementos cítricos y frutales.

Es una cerveza suave, ideal para combinar con un bife de chorizo, pescado (especialmente si éste es ahumado), pizza o pollo a la parrilla.

Honey, una cerveza milenaria.

Creada hace 4.000 años, la cerveza Honey viene haciendo historia desde la época de los celtas y las civilizaciones antiguas. Su bajo amargor, cuerpo suave y elaboración a base de malta y miel conquista a todo el que se disponga tomarla.

Prepará papas tipo Hasselback con queso feta de cabra en tu picada y disfrutá hasta el último trago de tu Honey.

Noche especial: comida mexicana, mariscos y otros platos elaborados.

 Porter, un clásico inglés.

Su sabor cambiante con un claro final seco (puede ser más dulce o amarga según el productor), aroma a granos tostados y color oscuro hacen que esta cerveza inglesa se vuelva un infaltable en tu mesa.

Te damos un Tip Electrolux para encontrar una buena Porter: cuanto más pesada y amarga, mejor. Estas características hacen que se complemente mejor con comidas como cordero, mariscos, ostras, ahumados o en un asado.

Golden, suave y dorada.

Una cerveza que realza los sabores de la comida sin dejarse opacar. También conocida como Blonde Ale, la Golden acompaña a la perfección comida especiada o picante: pinchos de pollo o comida mexicana.

Se destaca por tener un carácter maltoso dulce, cuerpo ligero y poca presencia de lúpulo. La bebida ideal para tomar en verano o para aquellos que no están acostumbrados a tomar cerveza.

Hefeweizer, la distinta.

La principal diferencia de este tipo de cerveza es que está hecha a base de trigo, con descriptores y sabores frutales. Refrescante y suave, se toma mejor acompañada con bondiola y manzanas asadas, carpaccio, salmón o variedades de queso (más que nada los picantes).

La Hefeweizer es una buena idea para sorprender a quien quieras o probar una cerveza diferente.

Bock, sólo para fanáticos.

Fuerte, densa, tradicionalmente oscura, con un acentuado dulzor malteado y resabios de chocolate. Así es la Bock, una cerveza negra que divide a sus seguidores en lovers y haters. Su maridaje perfecto sorprende por su temática invernal: guiso (si es a base de salsa de tomate, mejor) o un buen paté.

Una Lager nunca te va a defraudar.

Si las demás opciones te parecen un poco jugadas, este tipo de cerveza te solucionará la comida, ya que combina con pescado, pollo, marinados, platos agridulces, picantes, especiados o avinagrados. Un comodín que no puede faltar en tu reunión.

Para finalizar  ¡cerveza!

 Stout, cerveza de postre.

Dulce, seca, con café o chocolate. Hay muchísimas versiones de esta clase de cerveza. La Stout se caracteriza por su color negro, su textura y cuerpo cremoso, su olor ahumado y su sabor tostado y amargo con terminación dulce y especiada.

Animate a tomarte un Stout junto con mariscos, ostras, brownies o algún chocolate. Te aseguramos que te vas a sorprender.

A la hora de hacer un maridaje con cerveza, hay miles de opciones para probar y degustar. Con creatividad y buena información podrás transformar una juntada con amigos o una cena en pareja en una verdadera experiencia gastronómica.

No te olvides de mantener la temperatura ideal de la cerveza elegida con tu Cava ERW085XAMB de Electrolux.

¡Ahora sólo queda programar la salida y disfrutar tu maridaje con las personas que querés!

Post Img Post Img Post Img

Notas

Relacionadas

Comentarios

Compartir