1. Home
  2. Lifestyle
  3. ¡Planificá tus objetivos para el próximo año!

¡Planificá tus objetivos para el próximo año!


Fin de año: época de cambios y decisiones.

El cierre del año se acerca cada vez más y ya empezamos a pensar en el balance.

Ponemos en tela de juicio todo lo que hicimos y lo que no llegamos a hacer, las decisiones que tomamos y sus consecuencias, los problemas y cómo los enfrentamos para seguir adelante y, así, terminar tal como estamos hoy. ¿Llegamos a hacer todo lo que nos propusimos? ¿Estamos donde nos proyectamos el año anterior?

A todo esto se le suma una pregunta que resuena en nuestra cabeza:

 

¿Qué voy a hacer el año que viene?

Organizarse en esta parte del año parece misión imposible. Tenemos la cabeza en cualquier lado, repartida entre reuniones con amigos, compras, regalos, limpieza espiritual y real, entre otros. Diciembre nos altera un poco más que cualquier otro mes.

De todas formas, hay algo nos dice que este es el momento correcto para planificar y plantear los objetivos del 2018. Después de todo, tenemos los aprendizajes de este año bien frescos y presentes, así que la mitad del trabajo está hecha. Ahora, ¿cómo seguimos?

 

El balance: un mal necesario.

Sabemos que más de una vez lo hiciste en una noche de insomnio. Si bien es difícil reflexionar sobre cosas que ya pasaron, poner en la balanza todo lo que sucedió en el año y cómo esos hechos te fueron modificando es super fructífero y necesario.

Para saber cómo avanzar hay que entender de dónde venimos. Aplicamos esa frase para todo, ¿por qué no hacerlo para tomar decisiones en nuestra vida?

Aunque resulte difícil al principio, intentá ser lo más frío posible y realmente pensá qué actividades, decisiones y momentos te sumaron y cuáles no. Reflexioná sobre el tema y considerá las acciones a realizar para avanzar.

Te recomendamos hacer una lista, para proyectar mejor todo lo que sucedió en el año y visualizarlo bien.

 

Planteo: ¿qué es lo que quiero hacer?

Muchas veces nos vemos obligados a tomar decisiones que no nos representan o no coinciden con nuestras metas. Y, para evitar un enfrentamiento o un nuevo problema, aceptamos y seguimos avanzando sin cuestionarnos si realmente queremos hacer eso.

Para evitar este tipo de situaciones debemos seguir nuestras convicciones, creencias y sentimientos. Sonará cursi, pero de esta manera vas a terminar el año sintiéndote satisfecho.

Ahora llegó el momento de preguntarnos “¿qué es lo que quiero hacer?”. Si esa pregunta te resulta difícil de contestar, podés cambiarla por “¿cómo me gustaría sentirme?”. Es necesario que, cuando te respondas, lo hagas como si fuera la primera vez que lo hicieras.

No importa cuán disparatada sea la respuesta. Lo importante es que sea verdadera y que no te juzgues. Si te animás, también podés volcar todos tus pensamientos en una lista, la cual nos servirá para terminar de definir los objetivos.

 

Objetivos 2018: ¿a dónde quiero llegar?

Siempre va a estar el que tiene bien en claro qué es lo que quiere hacer. El que ya se imaginó ahí y da todo para llegar a ese lugar. Y también estamos nosotros, los que todavía nos perdemos en nuestras propias decisiones, nos vemos de mil maneras distintas y, sin embargo, todavía no sabemos lo que queremos. Quizás ésta sea parte más difícil para los indecisos.

No hace falta que sea algo específico. Para eso creamos la lista describiendo qué queremos hacer o cómo nos gustaría sentirnos. Tomaremos esta seguidilla de acciones y sentimientos como guía para plantear nuestros objetivos.

Primero haremos foco en los sentimientos. Chequeá tu lista y elegí, sinceramente y sin juzgarte, qué sentimientos o emociones te representa más o te gustaría sentir en mayor intensidad durante el 2018.

Una vez que lo tengas seleccionado, escogé del otro listado, el de las actividades, todas aquellas que tengan mayor relación con el sentimiento elegido. De esta forma, estarás respetando al 100% lo que sentís. Sólo queda enfocar tus energías y buenas vibras en lograr lo propuesto.

 

Proyecciones y deseos: ¿Quién quiero ser?

Estamos casi listos. Las decisiones importantes ya las tomamos. El último paso es transformar en palabras, en objetivos lo más específicos que podamos, todo este proceso interior que vivimos y transitamos para terminar de entender cuáles son nuestros proyectos o metas para este año que se acerca.

Si te cuesta focalizar o proyectarte en el futuro, tenemos un par de preguntas que pueden ayudarte:

  • ¿Mi trabajo/hobbie/estilo de vida es algo que realmente quiero?
  • ¿Me da alegría pensar en lo que soy y en lo que hago hoy de mi vida?
  • ¿Me puedo ver en el escenario que proyecto o me imagino en algún otro?

Puede que respondas alguno de estos cuestionamientos de manera negativa. No te alarmes. Siempre estás a tiempo de cambiar y buscar otras alternativas que te llenen más.

El inicio de un año nos repercute como un nuevo comienzo, una oportunidad que nos da la vida para escucharnos y seguir aquello que realmente queremos ser y hacer.

Es cuestión de animarse a tomar las riendas de tu propia vida y comenzar a moverse.

 

¡Feliz año 2018! Electrolux te desea lo mejor en tus emprendimientos y proyectos personales.

Post Img Post Img Post Img

Notas

Relacionadas

Comentarios

Compartir